Anécdota de Sta Teresita

familiacatolica.org

Página principal              Calendario Litúrgico              Octubre

 

Archivo PDF para imprimir esta actividad.

1o de Octubre

Edades: Todas

Tiempo estimado 1 hora y media

Por Xhonané Olivas

 

Introducción:

María Francisca Teresa Martin, nació el  2 de enero de 1873  en Francia. Ella fue la  novena hija de Luis José Estanislao Martín y María Celia Guerin. Sus hermanas se llaman: María, Paulina, Leonia y Celina -los otros hermanitos murieron muy pronto.

Teresita fue una niña sensible y muy lista. Desde muy pequeña aprendió a rezar y a los dos años tomó la "decisión de hacerse monja". A los tres años, procura "no rehusar nada al buen Dios". Su madre muere cuando tenía cuatro años y escoge como "nueva mamá" a su hermana Paulina.

Hay mucho que se puede decir de la vida de Teresita, sin embargo, para esta actividad, vamos solamente a platicar una anécdota de ella cuando era pequeña y en base a eso, vamos a hacer la manualidad. 

Esta historia está basada en un libro que pertenece a la colección “Catholic Children’s Treasure Box” editada por TAN Books and Publisher  y que fue publicada por primera vez en ¡1957!. Si les interesa tener libros en inglés para niños, les recomiendo ampliamente esta colección. Todos los libros están basados en la vida de Santa Teresita, además de cuentos de los ángeles de la guarda, manualidades, etc.

 

Tiempo de reflexión

1.     Reúnanse en familia (Pueden hacerlo junto a su altar y prendar una vela). Expliquen que van a contarles una anécdota de la vida de Santa Teresita para recordar su día y aprender de ella a ofrecerle regalos a Dios:

 

Cuando Teresita era una niña, su hermana María le hizo un regalo a ella y a su hermana Celina; les regaló unas cuentitas en un cordoncito, con un crucifijo y una medallita. Y esto fue lo que les dijo: “ Este es un cordón con cuentitas para contar sus regalos a Dios. Durante el día, cada vez que hagan algo que le agrada a Dios,

 

jalen una cuentita. Y así, cuando oren en la noche, podrán decirle a Dios cuántos regalos tienen para Él”

 

¡A Teresita y a Celina les encantó su regalo! Ellas hicieron muchas cosas pequeñas para agradar a Dios y cada vez jalaban una cuentita a su cordoncito.

 

Un día, Teresita salió al campo a recoger flores y las dividió en tres para regalarle un ramo a su papá, otro para su mamá y otro para María, la madre de Dios. En eso llegó su abuelita y le dijo “Teresa, qué bonitas flores!, Me gustaría tenerlas para llevarlas a la iglesia, me toca llevar flores para el altar”. De momento, Teresita no quería darle las flores, pero después se acordó que podía ofrecerle un regalo a Dios.

 

Con una sonrisa, Teresita le dio todas las flores a su abuelita, después metió la mano en su bolsa y jaló una cuentita. ¡Otro regalo para Dios!

 

 

2.    Invitemos a nuestros hijos a reflexionar sobre esto.

 

·        ¿Qué fue lo que más les gustó de la historia? ¿Por qué? Escuchemos sus respuestas.

 

·        ¿De qué otra forma le podemos llamar a los regalos que le hacía Teresita a Dios? “Sacrificios”

 

·        ¿Le habrá gustado a Dios el regalo que le dio Teresita?, ¿Por qué? Sí, porque a Dios le agrada que hagamos las cosas por amor a Él.

 

·        ¿Por qué los regalos que ofrecían Teresita y Celina eran cosas pequeñas? Porque ella no buscaba hacer grandes cosas que llamaran la atención, sino ofrecer las cosas pequeñas del día a día, principalmente en relación con su familia.

 

·        ¿Qué tipo de regalos podemos nosotros ofrecerle a Dios?  Dejar de jugar y obedecer a la primera, aceptar jugar a lo que mi hermano quiere, compartir mi juguete favorito, perdonar al niño que me pegó o me dijo algo feo, ceder mi lugar a otros, etc.

 

3. Oración final: “Señor mío, yo también quiero agradarte y darte muchos regalos. Quiero aprender de Santa Teresita, ayúdame a compartir con los demás. Amén”