Cuerpo y Sangre de Cristo

familiacatolica.org

Página principal              Calendario Litúrgico              Junio

 

Para descargar archivo (pdf)

 

Domingo después de Santísima Trinidad

Edades: todas

Tiempo estimado 1 hora

Por Xhonane Olivas

 

Introducción:

          La solemnidad del Cuerpo y la Sangre de Cristo también se conoce como “Corpus Christi”. Esta solemnidad se celebra siempre el domingo siguiente a la “Santísima Trinidad”, la cual a su vez, se celebra después de “Pentecostés”; por lo tanto, no hay una fecha específica para este día.

 

¿Qué nos dice nuestra Santa Iglesia con respecto a esta celebración? Esto es lo que leemos en nuestro Catecismo:

 

“El Señor, habiendo amado a los suyos, los amó hasta el fin. Sabiendo que había llegado la hora de partir de este mundo para retornar a su Padre, en el transcurso de una cena, les lavó los pies y les dio el mandamiento del amor. Para dejarles una prenda de este amor, para no alejarse nunca de los suyos y hacerles partícipes de su Pascua, instituyó la Eucaristía como memorial de su muerte y de su resurrección y ordenó a sus apóstoles celebrarlo hasta su retorno...” (CIC # 1337) También dice: “ La Eucaristía es el corazón y la cumbre de la vida de la Iglesia, pues en ella Cristo asocia su Iglesia y todos sus miembros a su sacrificio de alabanza y acción de gracias ofrecido una vez por todas en la cruz a su Padre; por medio de este sacrificio derrama las gracias de la salvación sobre su Cuerpo, que es la Iglesia.” (CIC # 1407)

 

Nuestro querido Papa Juan Pablo II el Grande, escribió la Encíclica Ecclesia de Eucharistía sobre la Eucaristía en el 2003 en la cual nos habla de lo hermoso que es este don incomprensible:

 

“Dejadme, mis queridos hermanos y hermanas que, con íntima emoción, en vuestra compañía y para confortar vuestra fe, os dé testimonio de fe en la Santísima Eucaristía. «Ave, verum corpus natum de Maria Virgine, / vere passum, immolatum, in cruce pro homine!». Aquí está el tesoro de la Iglesia, el corazón del mundo, la prenda del fin al que todo hombre, aunque sea inconscientemente, aspira. Misterio grande, que ciertamente nos supera y pone a dura prueba la capacidad de nuestra mente de ir más allá de las apariencias. Aquí fallan nuestros sentidos –«visus, tactus, gustus in te fallitur», se dice en el himno Adoro te devote–, pero nos basta sólo la fe, enraizada en las palabras de Cristo y que los Apóstoles nos han transmitido. Dejadme que, como Pedro al final del discurso eucarístico en el Evangelio de Juan, yo le repita a Cristo, en nombre de toda la Iglesia y en nombre de todos vosotros: «Señor, ¿donde quién vamos a ir? Tú tienes palabras de vida eterna» (Jn 6, 68)".

 

La iglesia dedica un día especial para meditar y valorar la presencia real de Nuestro Señor Jesucristo en la Eucaristía. ¡Respondamos a esta invitación!,  pidámosle al Espíritu Santo que nos ilumine para poder introducir a nuestros hijos a este misterio de amor. Meditemos en familia en Jesús Eucaristía, hagamos propósitos concretos de amarlo más en el Sagrario, en la Santa Misa, con comuniones espirituales...en fin, ¡aprovechemos para acercarnos más a Él que es la fuente de vida eterna!.

 

Una opción que quiero proponer es formar un grupo de niños adoradores al Santísimo Sacramento. Les recomiendo que visiten el sitio que se llama “Children of Hope” o bien, “Los niños de la esperanza” que ha sido formado por el Padre Antoine Thomas, csj, de la Comunidad de los Hermanos de San Juan. Yo tuve la oportunidad de conocerlo y me inspiró mucho ver el apostolado que Dios le ha dado. Yo creo que Dios permitió que lo conociera y que viera la obra que esta haciendo a través de él, para poder compartirlo con motivo de esta Fiesta con ustedes.

 

La misión de “Children of Hope” es guiar a los niños al misterio de la presencia real de Jesús en la Eucaristía para que se den cuenta de cuánto los ama.

 

 Más sobre este día

 

Material

¨      Biblia marcada con el pasaje: (Juan 6 – 51,54,56).

¨      Jaculatorias y formato de Hora Santa con Niños.

 

 

 

Preparación

 

1.     Hagan planes de visitar al Santísimo este día. Inviten a otras familias. Preparen a sus hijos recordándoles cómo mostrar reverencia al llegar: primero se hincan y después se persignan. 

 

2.    Les recomiendo visitar la página de Devocionario, al final tienen varios links de oraciones bellísimas de adoración Eucarística que pueden inspirarlos.

 

3.    Aprovechen para aprenderse jaculatorias y oraciones cortas que les ayude a sus hijos a pensar en Jesús Eucaristía. Algunas pueden ser:

 

·         COMUNIÓN ESPIRITUAL- “Yo quisiera, Señor, recibiros con aquella pureza, humildad y devoción con que os recibió vuestra Santísima Madre, con el espíritu y fervor de los Santos”. San Josemaría Escrivá

 

·         “En los cielos y en la tierra sea por siempre alabado, el corazón amoroso de Jesús Sacramentado”.

 

·          “Jesucristo, Hijo de Dios vivo, luz del mundo; yo te adoro, para ti vivo y para ti muero”.

 

·         “Jesús, Hijo de David, ten misericordia de mi”.

 

·         “Jesús, manso y humilde de corazón, haz nuestro corazón semejante al vuestro”.

 

·         “Te adoramos Jesucristo, y te bendecimos, porque con tu cruz redimiste al mundo”.

 

·         “Sagrado Corazón de Jesús en Ti confío”.

 

·         “Corazón eucarístico de Jesús, aumentad en nosotros la fe, la esperanza y la caridad”.

 

·         “Sea eternamente alabado y adorado el Santísimo Sacramento”.

 

·         “Dios mío, yo creo, te adoro, espero y te amo. Y te pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no te aman”. Oraciones de Fátima

 

4.    Impriman el formato de “Hora Santa con niños” como guía en su visita. 

 

***************** 

 

 

HORA SANTA CON NIÑOS- Versión corta

(Padre Antoine, csj)

 Hablando con voz suave:

Empecemos por concentrarnos (con los ojitos cerrados), poniendo nuestro corazón y mente en Jesús. Él está aquí, en la custodia en el Santísimo Sacramento.

 

Hagamos un acto de Fe, como los niños de Fátima: “Dios mío, yo creo, te adoro, espero y te amo. Y te pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no te aman”.

 

Pidamos ayuda a María, ella está siempre aquí adorando a Su Hijo con nosotros. Démosle gracias por el regalo de su Hijo.

 

Ahora vamos a rezar el Credo, el Padre Nuestro, 10 Aves Marías y terminaremos con el Gloria y ¡Oh!, buen Jesús.

 

Muy bien, empecemos una oración en silencio...en secreto, desde el corazón para agradecer a María por su ayuda.

 

Enseñar a inclinarse postrándose ante Dios y comentar:

Jesús está REALMENTE PRESENTE en la Sagrada Hostia, nuestro Dios oculto.

 

Él nos ama y quiere que nosotros lo amemos a Él. Él nos espera noche y día en la pequeña hostia. Él anhela oírnos...nosotros lo adoramos porque Él es Dios.

 

Tener un tiempo de silencio mientras permanecemos postrados.

Incorporarse y cantar un canto cortito.

Alternar el silencio con pequeñas frases de amor a Jesús en el Santísimo Sacramento.

 

Invitemos al arrepentimiento:

A veces, a pesar de que queremos ser bueno, ofendemos a Dios. Piensen en las distintas maneras que pudieran haberlo ofendido recientemente y pídanle perdón. Háblenle en el silencio de su corazón. Dios nos ama y nos perdona cuando estamos arrepentidos y pedimos su Misericordia.

 

Permanecer un poco en silencio y después leer el pasaje de (Juan 6 – 51,54,56).

Tomemos un minuto para pensar en lo que acabamos de oír. Demos gracias a Dios por su Palabra.

 

Silencio y continuar con agradecimiento:

Agradezcamos a Dios por todas las bendiciones que hemos recibido. Pensemos en todas las cosas buenas que nos ha dado (familia, amigos, salud...)

Hagamos una comunión espiritual “Yo quisiera, Señor,...

Agradezcamos a Jesús por este Gran Regalo.

 

Oraciones finales:

            Pidamos por las almas del Purgatorio...Por todos los sacerdotes, las vocaciones, por nuestras familias. Es tiempo para decir adiós y darle gracias a Jesús por Su bendición en el día de hoy. Amén