Piñata de Pentecostés


familiacatolica.org

Página principal              Calendario Litúrgico               Pentecostés

 

Para esta actividad, lo ideal sería usar una piñata en forma de paloma, pero como aquí en Estados Unidos yo no he visto ninguna, decidí usar una piñata tradicional de picos. Dependiendo del tiempo que tengas para planear esta actividad, tal vez quieras intentar hacer tu propia piñata en forma de paloma (con un globo, agregándole la cabeza, las alas y la cola), o hasta la puedas mandar hacer (si estás en México seguro que se puede).

 En fin, lo importante es lo que va adentro, dibuja lenguas de fuego en papel construcción (amarillo, naranja y rojo), y escoge el tema que quieras:

- Puede ser de alabanzas, como "Alabado sea Dios, Aleluya, Gloria a Dios, Bendito Seas Padre, Quién como Tú Señor, Ensalzado sea tu Nombre, Te alabaré por siempre, Mi Señor y mi Dios, Honor por siempre a ti Señor, Digno eres de alabanza, Rey de Reyes, Señor de Señores..." .

- o puede ser de los dones del Espíritu Santo (sabiduría, inteligencia, consejo, fortaleza, ciencia, piedad, temor de Dios).

 

 

En esta actividad, recordamos a los primeros Apóstoles que después de recibir el Espíritu Santo, "comenzaban a hablar...según el Espíritu les impulsaba a expresarse" (Hch 2,4).

 

Si escoges las alabanzas, antes de empezar, lee el pasaje (Hch 2, 1-6). Explícales que los apóstoles después de recibir al Espíritu Santo, empezaron a alabar a Dios. Anímalos a que cuando le peguen a la piñata, le pidan al Espíritu Santo, en su mente, que también los llene de Él. Después de quebrar la piñata, puedes tener uno o dos minutos de alabanza en voz alta, para darles a los niños la oportunidad de que digan lo que les tocó. 

 

Si escoges los dones del Espíritu Santo, lee del Catecismo de la Iglesia Católica el #1831. Explícales que el Espíritu Santo es quien los concede y que adentro de la piñata hay lenguas de fuego con cada uno de ellos. Después de quebrar la piñata, pídeles a los niños que escojan un don que quieran pedirle al Espíritu Santo. Parados o sentados, hagan un círculo, y en este momento, los papás (pueden imponerles las manos) oren por sus hijos, pídanle al Espíritu Santo por ese don.

También agregue globos pequeños a la piñata, a los niños les encantó. Según tu presupuesto y creatividad, agrega dulces, fruta o juguetitos.

 

 

 

Idea basada en A Treasure Chest of Traditions for Catholic Families por Monica McConkey.